Doy mucho valor a todo aquel que leo y a quien en sus lineas encuentro mensajes que me inspiran, que me motivan y que me recuerdan lo impresindible de construirme cada día en un mundo de constantes cambios y de prisas. Parar, respirar y pensar es el ejerccicio que debemos promover en nuestra vida cotidiana. Parar para pensar como hacerlo un poquito mejor que ayer parece un privilegio de pocos, siempre tenemos en la punta de la lengua la rspuesta clásica “es que no tengo tiempo”….

Leo al Sr Luis Galindo físico y psicólogo y me quedo con estas pocas lineas que pretendo una vez más compartir con vosotros despues de un tiempo de silencio alejado de mi blog, tiempo que me he tomado por motivos varios  que han ocupado mi vida estos últimos meses.

La alegría es muy contagiosa y también el sinsentido, en esta sociedad casi hay que pedir perdón si estás contento con tu trabajo, si estás enamorado de tu pareja, si te gusta tu vida… lo malo pesa demasiado, nubla y eclipsa lo bueno. el sr. Luis Galindo dice que cuando le preguntan si una empresa tiene futuro lo primero que hace es nalizar el capital humano, pero sobretodo la gente que los dirige, tanto en el ámbito empresarial como en el politico se debe regenerar a los de arriba trabajando los valores y empezando por uno mismo. Todos necesotamos sentir que lo que hacemos tiene sentido y un fin colectivo.

Dice que ve en las empresas a las personas sin brillo en los ojos y para su sorpresa encuentra ese brillo en las monjitas de San Juan de la Cruz… y se pregunta porqué,? si son bajitas, feitas y gorditas y más aún… trabajn sin cobrar!!! Cocluye diciendo que hemos creado organizaciones productivas pero sin alma y nos recuerda que hemos vivir con pasión!

Solemos ser muy tacaños con nuestra vida, damos mucho menos de lo que podemos dar. Damos poca ternura, comprensión, amabilidad y amor. Debemos considerar un entrenamiento más aexhaustivo para luchar contra la resignación. El 80% de la gente practica un ocio que nos deja vacios. La ilusión y la pasión son bienes escasos y son el motor de nuestra vida. Cuando hablamos de nuestros planes y del futuro con ilusión estamos creando endorfinas. Promovamos la pasión con intención, promovamos la ilusión y recuperemos nuestra capacidad de soñar, que no nos roben el derecho a sentirnos bien.

Ser amables y agradecidos nos deja una huella que perdura en la zona prefrontal izquierda de nuestro cerebro, lugar donde guardamos los pensamientos positivos. Los estudios demuestran que las personas más felices son las más agradecidas, Asi que querdios amigos y amigas, solo me queda decir por hoy aqui sentado en la habitacion de un hotel en Miami y de vuelta a casita después de un mes muy intenso de viajes de trabajo…. Gracias por tomaros el tiempo para leer estas 4 lineas, Muchas Gracias y buenas noches!!

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*
*
Website